Musika Hezkuntza Eskola

La banda Delorean./

En un comunicado han anunciado la separación del grupo y en breve se anunciarán las fechas de sus conciertos de despedida

El grupo guipuzcoano Delorean, una de las bandas más internacionales de la escena musical vasca, ha dado este miércoles por concluida su trayectoria de 18 años, concretada en seis álbumes de pop electrónico ensalzados por la crítica estatal y foránea.. «Después de todo este tiempo, nuestra aventura acaba de forma consciente y clara, con la tranquilidad que da la unanimidad de una decisión compartida. Acabamos, pues, siendo también fieles a lo que la música y el arte son o deberían ser, hacer lo que uno quiere y querer lo que uno hace», ha explicado el grupo en un comunicado

Fundados en Zarautz por el cantante y bajista Ekhi Lopetegi, el batería Igor Escudero y el guitarrista y teclista Unai Lazcano, Delorean dan así por cerradas las casi dos décadas de «búsqueda y crecimiento» que iniciaron como grupo anglófilo de encaste hardcore (pero con querencia hacia el post punk de The Cure o New Order al que, tras su debut 'Silhouettes' derrotaron con su reválida homónima 'Delorean'.

 

A partir de ahí, cambiaron instrumentos por máquinas (samplers, sintes, ordenadores) y mutaron en grupo de dance pop futurista hedonista y a la vez melancólico. Tras el ep 'Ayrton Senna' se consagraron internacionalmente con 'Subiza', un acercamiento al sonido 'balearic' ibicenco que, ensalzó el influyente portal Pitchfork Requeridos como remezcladores por bandas internacionales como Franz Ferdinand o The xx. Delorean giraron habitualmente por medio mundo («de los fiordos noruegos al cráter de Wenchi, de Vladivostock a Galicia, de California a Montreal, de Vancouver a Beijing, de Tokyo a Manila…») llenando salas en grandes urbes americanas como Los Ángeles, San Francisco, Chicago o Nueva York, donde llegaron a tocar más de 20 veces.

Tras su secuela más climática 'Apar' y afincados en Barcelona, su última etapa se enfocó hacia la música de baile menos trivial en órbita electrónica de colegas como Pional o John Talabot en cuyo estudio registraron su último disco Muzix editado en su propio sello Phlex. Un año después llego su revisión electrónica de lado más experimental del repertorio de Mikel Laboa moldeado y presentado en selectos auditorios como el Teatro Arriaga, una suerte de «proyecto paralelo» que parece haber abocado al cuarteto que completa Guillermo Astrain (guitarra y teclados) a un callejón sin salida. Como agradecimiento a sus seguidores, anunciarán en breve una serie de conciertos de despedida. De momento su agenda remite a su revisión sintética de Laboa que volverán a llevar al directo en 7 de diciembre en San Sebastián y el 30 en Pamplona junto a Oreka TX.

www.elcorreo.com

 

Suscribete aquí

Suscribete a nuestro newsletter para obtener noticias e información actualizada de nuestras ofertas!